Parque Natural del Delta del Ebro

El Delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de la región mediterránea. La desembocadura del río que da nombre al conjunto de estas tierras constituye un parque natural de primer orden con una incomparable riqueza de flora y fauna que lo hacen único. Con una superficie total de 7.736 hectáreas comprende las comarcas del Baix Ebre y el Montsià. Dentro de su vasta extensión se encuentran las lagunas de las Ollas, el Canal Vell, el Garxal, la Alfacada, la Platjola, la Tancada y la Encañizada; así como las islas de Buda, Gracia, Sapinya y San Antonio; las penínsulas de la Punta de la Banya y del Fangar y los Ullals de Baltasar.

En el Delta viven de forma estable o de no más de 350 especies de aves. El flamenco, con una gran colonia estable, es uno de sus símbolos.

Más de 500 especies diferentes confieren a este territorio de un gran potencial en cuanto a la vegetación, donde destacan los cañaverales, los juncales, los eucaliptos y los madreselvas de río. No se debe olvidar el arroz, el cultivo estrella del delta, cuya producción ocupa grandes extensiones de terreno. En cuanto a la fauna, las aves tienen una gran importancia en la zona.

El clima húmedo propicia el hábitat idóneo para insectos e invertebrados, mientras que los diversos grados de salinidad del agua facilita que se puedan encontrar un gran número de peces entre los que destacan las anguilas, los salmonetes y las corvinas. Las condiciones climáticas y del terreno, conjuntamente con su belleza natural, permiten contemplar un gran espectáculo donde el agua del río y del mar son los protagonistas principales. Multitud de rutas y actividades complementan la oferta de la zona del Delta del Ebro y de sus municipios.

Río, mar, dunas, arrozales, lagunas, salinas, humedales, bosque de ribera … el delta del Ebro es un crisol de paisajes que forman un universo tan rico que ha sido considerado Reserva de la Biosfera.

×