Las playas del Delta

El Delta del Ebro está rodeado por más de cien kilómetros de playas, todas ellas poco concurridas y un punto salvajes. A la salida y la puesta de sol se producen instantes únicos con luces extraordinarias que quedan para siempre en la memoria. Pero hay un hecho que las hace totalmente especiales, sus dimensiones casi inalcanzables y la ausencia de gente que dan la posibilidad de disfrutar en soledad de un entorno mágico y exclusivo.

Migjorn

Pertenece al pueblo de San Jaume y está situada cerca de la desembocadura del Ebro, ahora tapada por sedimentos. Es una playa poco masificada y hay un chiringuito para refrescarse y comer algo, que también abre por la noche. Muy cerca está el mirador del Migjorn desde donde se obtienen unas vistas sensacionales.

El Serrallo

La más desierta y virgen de las playas del Delta. No tiene ningún tipo de equipamiento pero la sensación de estar solo bañándose en la inmensidad del mar, no tiene precio. Su acceso es un poco complicado. Caminando un buen trozo se puede llegar en el Migjorn, una buena excursión para conocer el proceso de desagües del Delta a través de las compuertas de descarga.

El Trabucador

La lengua de arena que se extiende desde la playa de Eucaliptus (con servicios) y la Punta de la Banya (en el extremo sur del Delta) recibe el nombre de El Trabucador. Tiene mar en ambos lados; por un lado las aguas tranquilas de la bahía de los Alfaques y por la otra el Mediterráneo abierto. Desde hace unos años se ha convertido en uno de los lugares preferidos por quienes practican kite surf. Hay un par de escuelas, lugares donde alquilar el material y un chiringuito. El Trabucador es paso obligado de los flamencos que cruzan el Delta de norte a sur. Levante la vista, seguro que los ve

Platja del Fangar

Está situada al norte de la desembocadura del Delta del Ebro. Una playa virgen en medio de uno de los espacios naturales y paisajísticos más sorprendentes. Llena de dunas, su inmensidad y belleza le dan un carácter especial. Para acceder hay que caminar desde la playa de la Marquesa (donde hay un restaurante). También se puede llegar en barca desde La Ametlla o  La Ampolla. La playa recuerda un desierto, por su arena finísima y por los espejismos que surgen cuando vas caminando hacia el Faro del Fangar.

Riumar

Está situada en la urbanización del mismo nombre y muy cerca de la desembocadura del río Ebro. A diferencia de las otras playas del Delta, esta tiene todo tipo de servicios y desde el 1997 está galardonada con la bandera azul. Compuesta por dunas altas y compactas, protegidas por pasarelas de madera, es una de las playas más bonitas del Delta. Frente hay chiringuitos, restaurantes, un hotel y varios servicios turísticos, entre ellos, alquiler de embarcaciones y de bicicletas para recorrer el entorno. Es recomendable la excursión hasta el Garxal, donde es posible observar flamencos en los pequeños islotes que configuran lagunas junto a la playa.

×